WhatsApp
Hablemos Editorial

Conceptos básicos de la fotografía editorial

En ediciones anteriores hemos hablado sobre la importancia de las imágenes para comunicar un mensaje y hemos compartido una infinidad de recursos disponibles para obtener imágenes libres de regalías.

Por: Alba Leal
Conceptos básicos de la fotografía editorial

Si bien esto es un mecanismo que nos ayuda en el control de costos y en situaciones imprevistas como fue la Pandemia, lo más recomendable es que cada medio tenga su propio banco de fotografías, particularmente si es un medio local. Nada conecta más con las audiencias que verse reflejado en lo que consume.

En esta entrega de Hablemos Editorial, el colega Norberto García nos comparte 6 principios básicos a considerar cuando contamos historias mediante la imagen.

 

Imagen secundaria

Contando historias a través de las imágenes

 

La fotografía editorial considera la luz, el volumen, matiz, simetría, escenarios, personas, acontecimientos y una cantidad de capturas para que se pueda elegir la imagen de alta resolución que mejor ilustre el texto, el artículo, el ensayo o ese reportaje visual que cuente una historia a través de fotos. Sin duda es arte visual, una narrativa que condensa un concepto altamente creativo. Como editores, mientras más retroalimentación les demos a los fotógrafos mejor, pues poco a poco se va fomentando un estilo visual único de tu medio.

En adición a líneas, volúmenes y escalas, he aquí 6 principios básicos a considerar: 

1. Ojo clínico. Hacer fotografía editorial no solo es disparar sobre una persona o paisaje, o el hecho que se está cubriendo. Rebasa la dimensión del clic, es ver y descubrir dónde realmente hay una historia por contar; ser observador, intuir cuando punce la corazonada de que ahí está la imagen, donde nadie más la ve. Donde la competencia no lo ve. Para muchos es un don de nacimiento, pero la realidad es que se puede desarrollar con entrenamiento, y se puede ir logrando una agudeza visual exacta. 

 

2. Emoción antes que nitidez. Toda obra de arte, ya sea musical, literaria, escultórica, lo es porque tras su formato radia emociones. Se busca crear un impacto sensitivo en quienes las miran. Sin duda, la fotografía editorial es 100 % para evocar emociones. ¿Las fotos que están publicando son de excelente calidad, pero son planas o vacías? Si bien la nitidez es prioritaria, enfóquense un poco más con las emociones que puedan despertar en su audiencia. Una imagen posee la magia de hacer reír, llorar, cantar, emocionar, saltar, sentir, amar.  La fotografía editorial es un lenguaje visual universal. Dos personas allende las fronteras, tal vez no se entiendan en su idioma, pero pueden emocionarse por igual a través de una imagen que cuenta una historia. Como medio local, pueden ir creando no solo imágenes que capturen sucesos, sino el sentir de la gente, como noticia y como documento histórico.

3. Aprendizaje. Aunque tengas un equipo erudito tras la lente, estimúlalos para que sigan aprendiendo. Recordemos que hoy es muy fácil compartir imágenes y todo el mundo tiene una cámara en mano. Un fotoperiodista aprende a contar historias visuales, busca ángulos peculiares y poco explorados. Además, investiga, lee, acude a eventos, expos, navega en las redes para hacerse de ideas, propuestas, productos, equipo, aparatos, fórmulas innovadoras. Es decir, hay que invertir para crecer y mostrarse diferente, único.

4. Exíjanse una imagen pulida. Es tomar la captura y editarla en un despacho de posproducción. Existen excelentes software de edición como Adobe Photoshop Lightroom, para retocar, eliminar objetos no deseados de fondo y ofrecerle vida alas imágenes. Ahora, hay trabajos gráficos muy voluminosos que precisan la misma forma o ambiente, de ahí que es recomendable los ajustes predefinidos muy personalizados que se pueden pre programar en estos software. La fotografía en los medios otorga a los profesionales libertad creativa mientras escriben una historia; una imagen dice más que mil palabras. Los fotoperiodistas y fotógrafos documentales son más objetivos, los comerciales venden un producto, tú cuentas esa extraordinaria vida con imágenes increíbles.  

5. Pasión por la fotografía. ¿Se puede ser fotógrafo sin tener pasión? Claro, pero la pasión puede transformar cualquier desafío en una excelente oportunidad; es el poder desbocado para mover tu vida hacia delante. Mantén esa pasión viva, permite que tu equipo fotográfico también pueda traer a la mesa propuestas editoriales, proyectos que les den rienda suelta a su imaginaciónOtórgales tiempo para que puedan organizar sus imágenes efectivamente, escucha sus necesidades. Provéele las herramientas que necesiten.

6. Promueve especializaciones. Permite que los fotógrafos exploren su propio estilo, y su área de peritaje, ya sea deportes, moda, eventos sociales, eventos multitudinarios, actividades políticas, paisaje o retrato. Cada una de estas oportunidades tienen muchas capas, para explorar y determinar ángulos, luz, posicionamiento, equipo y otras características.

La fotografía editorial atrapa momentos que nos hablan sobre lo que siente la sociedad en cada época. Como medio, no solo hacemos crónica del momento, sino que vamos creando documentos históricos para que los años no nos hagan nombres ni sucesos olvidados.

Notas Relacionadas

Ver más blogs

Trabaja mejor y con respaldo tecnológico

SACS es una herramienta amigable, cómoda, que se adapta y evoluciona al flujo de trabajo de los editores digitales.

Solicita un Demo
Solicita un Demo